¨Es la educación primaria la que civiliza y desenvuelve la moral de los pueblos. Son las escuelas la base de la civilización¨.

Domingo Faustino Sarmiento

Martes 11 Septiembre, 2018 17:42

 

 

 

El hombre es el más misterioso y el más desconcertante de los objetos descubiertos por la ciencia.

Ángel Ganivet

El hombre actual ha nacido o bien para vivir entre las convulsiones de la inquietud, o bien en el letargo del aburrimiento.

Voltaire

CULTURA ALFONSINA STORNI

PÁGINA INICIO // MAPA DEL SITIO // SECCIÓN CULTURA

 

ESCRITORA Y POETISA: ALFONSINA STORNI

29 DE MAYO DE 1892 / 25 DE OCTUBRE DE 1938

Por Elena Luz González Bazán especial para Latitud Periódico

20 de agosto del 2016

La familia Storni conformada por el padre, la madre y sus hermanos mayores llegan a la provincia de San Juan desde Lugano en Suiza, en 1880. Luego regresan a Suiza y Alfonsina nace el 29 de mayo de 1892, en Sala Capriasca, Suiza.
Los Storni fundaron una pequeña empresa familiar y años después, las botellas de cerveza etiquetadas "Cerveza Los Alpes, de Storni y Cía", circulaban por toda la región.
En tal sentido, los padres de Alfonsina viajan nuevamente a Suiza, corría el año 1891, de tal forma en este viaja nace Alfonsina, la tercera hija de la pareja.
Su padre se llamaba Alfonso, en femenino fue el nombre elegido para la recién nacida: Alfonsina, su madre era Paulina.
Alfonsina le dijo en una oportunidad a su amigo Fermín Estrella Gutiérrez: "me llamaron Alfonsina, que quiere decir dispuesta a todo".

Aprendió el italiano, cuando tenía cinco años, la familia vuelve a San Juan y allí están sus primeros recuerdos. "Estoy en San Juan, tengo cuatro años; me veo colorada, redonda, chatilla y fea. Sentada en el umbral de mi casa, muevo los labios como leyendo un libro que tengo en la mano y espío con el rabo del ojo el efecto que causo en el transeúnte. Unos primos me avergüenzan gritándome que tengo el libro al revés y corro a llorar detrás de la puerta".

Los traslados no cesaron, en 1901, la familia se trasladó otra vez, pero a la ciudad de Rosario, en la provincia de Santa Fe.
Su madre, Paulina, abre una pequeña escuela domiciliaria, y pasa a ser la cabeza de una familia numerosa y pobre. Instalaron el "Café Suizo", cerca de la estación de tren. A los diez años Alfonsina lavaba platos y atendía las mesas, pero el proyecto fracasó.
Su padre quien se dice era depresivo y también alcohólico muere en 1906.

EL TIEMPO DEL TRABAJO DURO

La costura fue el trabajo indicado para aquellos tiempos, Alfonsina se emplea como obrera en una fábrica de gorras.
En 1907 llega a Rosario la compañía de Manuel Cordero, un director de teatro que recorría las provincias y entonces Alfonsina reemplaza a una actriz que se enferma. Esto la decide a proponerle a su madre que le permita convertirse en actriz y viajar con la compañía. Siendo autorizada por su progenitora, recorre parte de la Argentina: Santa Fe, Córdoba, Mendoza, Santiago del Estero y Tucumán. Después dirá que representó Espectros, de Ibsen, La loca de la casa, de Pérez Galdós, y Los muertos, de Florencio Sánchez.

ESCRIBE Y RECUERDA / TRABAJA Y ESTUDIA

Sus biógrafos pueden detectar que en sus cartas al filólogo español don Julio Cejador, Alfonsina resume algunos momentos de su vida. Refiriéndose a esta época, le dirá: "A los trece años estaba en el teatro. Este salto brusco, hijo de una serie de casualidades, tuvo una gran influencia sobre mi actividad sensorial, pues me puso en contacto con las mejores obras del teatro contemporáneo y clásico (…). Pero casi una niña y pareciendo ya una mujer, la vida se me hizo insoportable. Aquel ambiente me ahogaba. Torcí rumbos…".

En un reportaje a la Revista El Hogar relata que al regresar escribió su primera obra de teatro, Un corazón valiente, de la que no han quedado testimonios.

Al regreso a Rosario se encuentra con su madre casada y vive en Bustinza en tal sentido decide estudiar la carrera de maestra rural y para ello se va a Coronda, y allí recibe su título profesional. Gana un lugar sobresaliente en la comunidad escolar, consigue un puesto de maestra y se vincula a dos revistas literarias, "Mundo Rosarino" y "Monos y Monadas". Allí aparecen sus poemas durante todo ese año, y si bien no hay testimonio de ellos, sí sabemos de otros publicados al año siguiente en "Mundo Argentino", y que tienen resonancias hispánicas.

SUS MOMENTOS DOLOROSOS

Viviendo en Rosario, en 1911, Alfonsina conoce a un hombre casado, se enamora y esa relación, se dice, le ocasionará mucho dolor y pesares más que placer. De esa relación queda un embarazo, decide ser madre soltera y con mucho dolor parte definitivamente hacia Buenos Aires,

ALFONSINA MAMÁ, TRABAJADORA Y ESCRITORA

"En su maleta traía pobre y escasa ropa, unos libros de Darío y sus versos". Así, con nostalgia, evoca su hijo Alejandro la llegada. Pobre equipaje para enfrentarse con una ciudad que estaba abierta al mundo, con las expectativas puestas en esa inmigración que traería nuevas manos para producir y nuevas formas de convivencia. El nacimiento de su hijo Alejandro, el 21 de abril de 1912, define en su vida una actitud de mujer que se enfrenta sola a sus decisiones. Trabaja como cajera en la tienda "A la ciudad de México", en Florida y Sarmiento. También en la revista "Caras y Caretas".

Su primer libro, "La inquietud del rosal", publicado con grandes dificultades económicas, apareció en 1916. En un homenaje al novelista Manuel Gálvez, por primera vez en Buenos Aires, en esta clase de reuniones, aparece Alfonsina recitando con aplomo sus propios versos.
En junio de 1916, aparece en "Mundo Argentino" un poema titulado "Versos otoñales". Aunque los versos son apenas aceptables, sorprende su capacidad de mirarse por dentro, que por entonces no era común en los poetas de su generación.

Conoce a los escritores Gabriela Mistral y Federico Lorca en el Tortoni cuando el español estuvo en Buenos Aires entre octubre de 1933 y febrero de1934.


Alfonsina forma parte de la constitución de la Sociedad Argentina de Escritores, reciben premios literarios y en medio de toda su realidad conoce al escritor Horacio Quiroga, donde algunos hablan de un amor, pero que no tuvo futuro. Cuando Quiroga se suicida ella le escribe un poema, corría el año 1935. Es nombrado jurado en premios literarios, algo poco común para las mujeres y colabora con diferentes diarios y revistas de la época.

Alfonsina muere el 25 de octubre de 1938 en Mar del Plata.

En el proyecto Cervantes se puede leer: Hacia mitad de año apareció Mascarilla y trébol y una Antología poética con sus poemas preferidos. Los meses que siguen fueron de incertidumbre y temor por la renuencia de la enfermedad. El 23 de octubre viajó a Mar del Plata y hacia la una de la madrugada del martes veinticinco Alfonsina abandonó su habitación y se dirigió al mar. Esa mañana, dos obreros descubrieron el cadáver en la playa. A la tarde, los diarios titulaban sus ediciones con la noticia: «Ha muerto trágicamente Alfonsina Storni, gran poetisa de América». A su entierro asistieron los escritores y artistas Enrique Larreta, Ricardo Rojas, Enrique Banchs, Arturo Capdevila, Manuel Gálvez, Baldomero Fernández Moreno, Oliverio Girondo, Eduardo Mallea, Alejandro Sirio, Augusto Riganelli, Carlos Obligado, Atilio Chiappori, Horacio Rega Molina, Pedro M. Obligado, Amado Villar, Leopoldo Marechal, Centurión, Pascual de Rogatis, López Buchardo.


FUENTES: Biblioteca Cervantes, Poema del Alma, fuentes propias.

Caracteres: 6926

contador

 

  stylish fancy counters
CONTADOR LATITUD PERIODICO

 

Latitud Periódico / Derechos de autor 2009 - 2013 / Correo electrónico: noticias@latitudperiodico.com.ar / REGISTRO NACIONAL DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL: 5119443