Lunes 3 Octubre, 2016 16:20

 

El hombre es el más misterioso y el más desconcertante de los objetos descubiertos por la ciencia.

Ángel Ganivet

 

El hombre actual ha nacido o bien para vivir entre las convulsiones de la inquietud, o bien en el letargo del aburrimiento.

Voltaire

 


 

stylish fancy counters
CONTADOR LATITUD PERIODICO

Usuarios Online

 

INFORME

GRUPO CIRIGLIANO

EMFER Y TATSA: VACIAMIENTO Y DESPIDOS

Por Elena Luz González Bazán especial para Latitud Periódico

6 de julio del 2014

El Grupo Cirigliano denunciado por vaciamiento y despidos en sus empresas EMFER y TATSA, con la colaboración e inacción del Estado nacional. A esto se suma el condimento de la persecución gremial, además de la pasividad cómplice de las dirigencias sindicales.

“La empresa se está vaciando y la responsabilidad del grupo Cirigliano es total. Lo que le estamos exigiendo al Estado es que de alguna u otra forma tome control sobre la empresa y sobre lo que está pasando con el vaciamiento de la fábrica”, indicó Ezequiel Peralta, delegado de Emfer. “No estamos teniendo ningún canal de negociación”, agregó; además explicó que ayer, jueves 3 de julio se interrumpieron las reuniones que estaban teniendo desde hacía dos meses con los ministerios de Trabajo y Transporte para lograr encontrar una salida al conflicto.

TATSA es una fábrica de carrocerías de buses o micros y camiones, es una planta industrial.

EMFER es para coches de los ferrocarriles.
Las plantas están en San Martín, provincia de Buenos Aires, desde los 90.

LAS COMPRAS A CHINA

Según reza la información, se dice que a raíz del anuncio de la compra de coches de pasajeros ferroviarios provenientes de China, por parte del Estado Nacional, a fines de febrero, estas fábricas interrumpieron la producción, llevando a sus trabajadores a una situación crítica.

“Desde hace un largo tiempo los trabajadores de Emfer y Tatsa estamos sufriendo grandes niveles de precariedad en nuestras condiciones de trabajo: atrasos en los pagos de nuestros salarios, cargas sociales patronales sin pagar a pesar de haber sido descontadas de nuestros recibos, dejándonos sin cobertura médica (lo que constituye delito de estafa) y la reducción general de los niveles de producción, que a esta altura no llegan ni al 10% de la capacidad instalada”, explicaron en un comunicado. Mientras la empresa plantea que el Estado tiene que hacerse cargo de pagar todos los sueldos y beneficios laborales, los trabajadores plantean que la salida debe ser otra ya que la “crisis es estructural”, según dijo el delegado Peralta.

“La solución tiene que salir del ministerio de Transporte porque es el que está conduciendo el armado del sistema ferroviario. Les estamos planteando que tienen que intervenir sí o sí sobre la empresa porque lo que se fabrica ahí es material rodante ferroviario”, explicó el delegado de Emfer. “Con la compra de los vagones chinos, en un primer momento entendimos que ante la necesidad se podía tener como alternativa la compra en el exterior. Pero esa compra daba la posibilidad de poder proyectar a nivel nacional reflotar la industria nacional para poder fabricar vagones en la Argentina”, y continuó, “existe esa posibilidad, nosotros hemos presentado proyectos, alternativas de trabajo al Ministerio”. Según indicó, hay mucho material rodante que se puede reestructurar o fabricar desde cero y “están dadas las condiciones para que se haga desde Emfer”, como también en las distintas plantas que hay en el país que se dedican a este rubro.

Hasta el momento el ministerio de Transporte dice que “no hay posibilidad de intervención porque es una empresa privada”, relató Peralta, “pero todos los fondos que llegan a Emfer y a Tatsa son por parte del Estado, entonces tiene que tener algún tipo de control sobre eso”.

Los trabajadores denuncian que en los últimos fines de semana, la gerencia de Emfer retiró ilegítimamente de la empresa 6 camiones cargados de material perteneciente al Estado Nacional. En ese contexto, los trabajadores reclaman que el Grupo Cirigiliano ha desplegado “una abierta persecución sindical basada en el hostigamiento policial y en la judicialización del cuerpo de delegados”. “Desde hace dos semanas los trabajadores estamos rodeados por personal de la policía bonaerense apostada en los portones de las plantas, negando la entrada de nuestros vehículos y patrullando continuamente el predio, todo esto sin siquiera una orden judicial”, narran. Por otra parte, denuncian que el grupo Cirigliano va a presentar causas judiciales contra diversos delegados de las empresas, con el objetivo de obturar la actividad sindical.

EL PAPEL DEL ESTADO

Este jueves pasado y luego de varias ausencias a las reuniones de negociación por parte del ministerio de Transporte, dicha convocatoria fue suspendida por el Ministerio de Trabajo. Ante esa situación, el delegado Peralta dijo que no hay voluntad de destrabar el conflicto. Y agregó: “Hace dos meses que venimos con el planteo claro de que no necesitamos la solución del pago de la quincena, sino una solución de fondo al problema laboral que estamos sufriendo. Por mas que nos solucionen la quincena hoy, mañana si no tenemos trabajo no vamos a cobrar”.

LA VENTA DE EMFER

Este conflicto, como tantos otros tiene largos dos meses. Pero, en febrero de este año, una información sostenía que los empresarios Mario y Claudio Cirigliano, procesados y a punto de ser juzgados como responsables por las 51 muertes del choque del tren Sarmiento en la estación Once hace dos años, recuérdese que el juicio comenzó el 18 de marzo pasado, le informaron al gobierno nacional que vendieron su fábrica EMFER porque esta había perdido atractivo comercial, el motivo sustancial que le quitaron la concesión de los ferrocarriles Sarmiento y Mitre.

Los Cirigliano controlan y tienen bajo su égida empresaria, unas 30 líneas de colectivos, micros de mediana y larga distancia, compañías de seguros, aviación y empresas en el exterior de micros de larga distancia: Perú y Estados Unidos.

Vendida la empresa, tal lo informaron, el hilo se cortó por lo más delgado y dejaron de pagar los sueldos y jornales de sus 340 operarios y con amenazas de seguir incumpliendo si el Estado no se hace cargo de sus quebrantos.

EMFER / FABRICACIONES MILITARES

EMFER era una fábrica de tanques de guerra, perteneció a Fabricaciones Militares hasta las concesiones de los ferrocarriles. Fue vendida a la empresa Morrison Knudsen Corporación (MK), esta empresa data de 1905, con asiento en Estados Unidos de América y luego se va transformando en una gran corporación internacional, que llevó adelante obras de infraestructura faraónicas, en el proceso de las concesiones ferroviarias. Morrison se dedica entre otras labores, a la fabricación de locomotoras. Se asocia con TBA Trenes de Buenos Aires, porque así lo estipulaban los decretos de concesiones ferroviarias, mal llamados privatizaciones. Al tiempo Morrison se va del país, cierra y queda TBA y luego ya es historia conocida.

Volviendo al problema de los obreros de EMFER Y TATSA, ante el incumplimiento de los pagos salariales, los obreros cortaron la General Paz en horas pico y demandaron al Jefe de Gabinete, Jorge Capitanich y al ministro Tomada. Estos se enteraron por boca del gerente de EMFER, Vicente Sansalvador que la empresa había sido vendida.

COMPRADOR DE EMFER

En ese momento, y según fuentes de la industria, el adquirente sería un gigante chino CSR, proveedor de coches y vagones que comenzaron a llegar entre febrero y marzo pasado a Buenos Aires para la línea Sarmiento, el recorrido entre Once y Moreno.

290 OBREROS ESTARÍAN DE MÁS

El gerente Sansalvador le dijo, parece ser, al ministro Tomada que la operación se pactó partiendo de la base que “la fábrica puede funcionar con 50 personas”. Los delegados sindicales, nucleados en la UOM, sospechaban que también podía tratarse de una operación para encubrir a los verdaderos accionistas tras testaferros antes del inicio del juicio oral por la tragedia de Once.

En aquellas negociaciones y con el gerente, el Ministro de Trabajo y el Jefe de Ministros, Sansalvador aclaró que la empresa está “en crisis estructural” y que el incumplimiento en el pago de salarios podía volver a suceder, para evitarlo, exigió que el Estado apurara el pago de una partida de ómnibus que había sido encargada a su empresa gemela –TATSA, que funciona en el mismo predio de General Paz y Migueletes– para el Ministerio de Educación. Delante de los delegados sindicales, Capitanich le encargó al secretario de Transporte, Alejandro Ramos, que acelerara su liquidación.

DOCUMENTOS QUEMADOS

En medio de las dilataciones y sin preocuparse por las fuentes de trabajo, el Ministerio de Trabajo les había propuesto el pase de una cantidad de trabajadores a la línea Sarmiento. Los trabajadores no sienten seguridad laboral.

Además, los obreros de EMFER denunciaron que en la Planta de San Martín, una cantidad de documentos fueron quemados luego de la Tragedia de Once. Documentación buscada por la justicia para establecer, se sostiene, la ruta de los subsidios entregados por el Estado nacional. Este dato fue publicado en exclusiva por BAE Negocios, abrió una nueva línea de investigación judicial sobre la presunta malversación de esos fondos.

A modo de corolario

Esta situación laboral y empresarial se reitera, se repite a cada instante… ante el vaciamiento, la reducción en las ventas, problemas estructurales u otro tipo de realidades que aquejan el mundo comercial – empresarial, son los trabajadores que pagan con sus puestos de trabajo, salarios o jornales que se adeudan, condiciones de trabajo indignas, despidos y reducciones salariales que caen con todo el peso de la realidad.

LOS SALARIOS Y EL DESPIDO SON VARIABLES DE AJUSTE DEL SISTEMA. Si esto se comprende en su real dimensión, puede interpretarse que la baja calificación, la falta de capacitación laboral, la multifunción de tareas y los topes salariales son parte de una realidad que solo se solucionará con otro tipo de economía y política laboral. Acá no valen los cansadores discursos presidenciales ni las publicidades falaces sobre la creación de fuentes de trabajo, sumado a la complicidad de las dirigencias políticas, salvo pequeñísimas excepciones que colaboran para que esto sea así. Hoy, sin lugar a dudas, la DESOCUPACIÓN está en el contexto social - laboral que expulsa y que no reubica trabajadores en ningún otro empresa. Esa expulsión engrosa el mundo de la DESOCUPACIÓN, quienes viven este escarmiento obligado son DESAPARECIDOS SOCIALES. Todo esto acarreará como consecuencia manifiesta el destrozo sistemático del mundo laboral, familiar y social.

Los empresarios siguen su rumbo sin problemas acuciantes, el Estado nacional procede a proteger y utiliza el aparato represivo contra los trabajadores, acciona con la conciliación obligatoria donde la única obligación le cabe a la masa laboral, mientras las empresas y sus dueños la pueden violar sin problemas, sino el caso Gestamp.

Otra situación más, otra realidad de inseguridad… laboral y social… nuevamente la trilogía que discursea, solamente eso: la burocracia sindical, las patronales y el Estado siempre unidos contra los intereses de los trabajadores que lo único que les queda es llegar a distintas medidas de fuerza para lograr conservar sus fuentes de trabajo… hoy, más que nunca… la fuente de trabajo está en real peligro…

FUENTES: Bae, Notas y fuentes propias del MONAREFA.

Producción compartida con Haydeé Dessal.

Caracteres: 11.099

EDITORIALES / SALUD Y CIENCIA / MEDIOS DE COMUNICACION / HISTORIA Y POLITICA / TRANSPORTE

ENTREVISTAS / ECONOMIA / DD.HH. JUSTICIA / PERSONAJES / FRASES 2013 / BAÚL DE LA MEMORIA / ACTUALIDAD /

HUMOR / ARCÓN DE LOS RECUERDOS / HISTORIAS DE BUENOS AIRES / DALE SABOR / CALENDARIO 2013 / INFORMACIÓN GENERAL

Latitud Periódico / Derechos de autor 2009 - 2013 / Correo electrónico: noticias@latitudperiodico.com.ar / REGISTRO NACIONAL DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL: 5119443