Sábado 30 Junio, 2018 16:50

La cura para todo es siempre agua salada: el sudor, las lágrimas o el mar

Isak Dinesen.

 

No se aprecia el valor del agua hasta que se seca el pozo

Proverbio inglés.

MONAREFA

MOVIMIENTO NACIONAL POR LA RECUPERACIÓN DE LOS FERROCARRILES ARGENTINOS

 

EL FERROCARRIL Y LA SEQUÍA

CASTELLI CHACO

FIGUEROA SANTIAGO DEL ESTERO

 

 

TRENES AGUATEROS

EL GENOCIDIO SILENCIOSO AHORA EN EL DEPARTAMENTO FIGUEROA, SANTIAGO DEL ESTERO

DURANTE LA GESTIÓN ACTUAL EN INFORMES SUCESIVOS: 2005, 2006 y 2008, se dio cuenta de la situación del ferrocarril en el interior del país, la provisión de agua, las sequías y lo que fue el servicio de agua para las poblaciones durante el tiempo de Ferrocarriles Argentinos.

Entregamos esta serie de investigaciones publicadas en su momento en diversos portales del país y de América Latina.

Por Juan Carlos Cena * especial para Latitud Periódico **

27 de abril del 2012

DERECHOS HUMANOS PARA FIGUEROA, SANTIAGO DEL ESTERO

El Ferrocarril una Cuestión Nacional: Trenes aguateros


Agua, eres fuente de toda cosa y de toda existencia…
Ellas preceden a toda forma y sostiene toda creación…
¡Qué las aguas nos traigan el bienestar!
Rogaba el sacerdote védico, acharvaveda…

¨…Según ciertas teorías, que casi son certezas, la vida viene del agua. Poco a poco, en un principio, ésta, la vida, se asomó fuera del agua arrimándose a las orillas y desde ahí espió todo lo que tenía por delante. Sospechó que había más cosas por delante y, al rato, se animó más. Con precaución se asomó más. Al avanzar más recibió al sol y el aire que ya circulaba tibio y éste, la acarició como una invitación. En las noches observó el movimiento de la luna y los ojos del cielo.

Se animó primero, luego se propuso, y de tanto asomarse y quedarse fuera del agua, con el tiempo le crecieron patas. Otras vidas optaron por las alas; otras, tímidas y desconfiadas siguieron reptando hasta la fecha.
Una a una se fue metiendo en las espesuras de la tierra, y más tarde, la enriquecieron con más vida. Más tarde nacieron las primeras vidas fuera del agua. Siempre más. La vida había desembarcado. Orilló en acantilados, fiordos, lugares serenos, socavones de agua fría, y otras no tanto.

La vida vino del agua. Como una larga cabellera se fue desprendiendo del vientre acuoso, poco a poco. La vida no vino sola, trajo al agua consigo así siguió la cosa. Desembarcaba más vida y más las otras que se adentraron ocurrió la multiplicación. Siglos tras siglos, ratitos tras ratitos se fue poblando el interior de la tierra con más vida, unas chicas otras grandes, volando, gateando, reptando, escarbando la cáscara del suelo...Desde el arribo fueron de andar juntas, vida y agua. Hubo un tiempo en que la vida se erecto y ahí no más, al rato, le creció el dedo pulgar y un poco más tarde, los sonidos sordos de las gargantas se le hicieron palabras y al juntarse, de a ratitos y entre todos, armaron el lenguaje; y para no olvidarse (venían con la memoria y el olvido a cuesta) apelaron a la piedra y al jugo de las plantas. Estamparon signos que luego les recordaría su historia. Inventaron la memoria escrita.

A todo esto, la vida, ya sabía de la vital importancia del agua: era su líquido amniótico pero, además, la mantenía a la vida con vida. Para vivir la vida el erecto, inundó tierras secas, hizo crecer el verde, desvió torrentes, le quitó la sal a la del mar y la bebió; empujó a la vida a través del agua.
Así, de esa manera arrinconó a las arenas, a las salinas les paró el avance y con los árboles atrincherados, aplacó los vientos. La vida penetraba al fondo de la tierra.

Inventaron y se reinventaron recipientes: calabazas vegetales, vejigas, cueros cocidos a tiento, el verde se hizo madera y el tonel... y así, con el tiempo y de a ratitos, el metal se hizo redondo, y lo llenaron de agua y rodó y se comió las distancias sin arenas.

Más tarde, estos empecinados erectos calentaron el agua y descubrieron una fuerza vaporosa y aprovechando la fuerza de esa fuerza de vapor acarrearon más y más agua tierra adentro. El empecinamiento continuaba. Soñaron un día -desde que les creció el pulgar, dicen, que lo vienen haciendo-, y ¡ja!: inventaron el ferrocarril. ¡Ja!¡Semejante cuestión, de no creer, empujado por el aliento del agua!; digo: por el vapor de agua. El agua transformada, el agua vaporosa, el agua encerrada que busca liberarse; del vapor de agua al movimiento y, así: meta vapor de agua no más... Luego, el acarreo; de ida: agua; regresando: el cereal múltiple, otras piedras, otra gente...y el vino.

Entre acarreo y acarreo penetraron montes, suavizaron salinas, alisaron quebradas, abrieron picadas, se fueron haciendo un lugar y ahí no más parieron, se aquerenciaron, y desde ese lugar incursionaron más adentro y así...más adentro. El territorio de adentro se fue poblando. Más tarde se rompieron los silencios ocultos de la tierra y por entre las grietas de la rotura aparecieron las tradiciones, el dioserío, los cantos, las vasijas, la música y los fermentos. Los de acá, le convidaron a los de allá, los jugos cálidos y aguardentosos; se mezclaron los cantos, los dioses arreglaron sus jerarquías; parieron y se juntaron con los otros de más allá...de más lejito, y así, todo se fue estirando...más adentro. El agua acarreada por la fuerza del vapor los juntaba, la vida se expandía...más y más adentro.

Después, todo fue rutina. El vapor traía el agua en recipientes redondos de metal rodando, por caminos de metal. Rutina que se anunciaba de lejos. ¡¿Que si se anunciaba?! Se escuchaba el pitazo de vapor. Este se elevaba como una columna cónica, como si el sonido de vapor tuviera forma. Se divisaba el vapor y, ahí no más, al ratito, llegaba el sonido del pitazo. Uno muy particular.

Era como un juego entre los niños y el viento. Estos, divisaban la columna cónica blanca, cateaban el viento de ese día y después ver quien acertaba la llegada del pitazo. Ese muy particular: blanco cónico.
Viento en contra, de costado o a favor, todo un juego. El vapor y... ¡ahora! ¡No! ¡Ahora sí! ¡Viene, viene! El griterío por el acertijo. Apuesta sin premio. Incluía solo la satisfacción de acertar. Porción de alegría que traía el vapor y el agua acarreada: El Tren Aguatero.

Agua, vida, alegría, todo junto. Juego natural y fresco. Rutinario, esperado. Larga y triste era la espera cuando la rutina se alteraba. Algo ocurría. Comenzaban los primeros atrasos. El inexplicable atraso. Esto fue lo primero. Más tarde, mucho más tarde ya no fue rutina. Venía, sin horario y salteado. Muchas veces de noche, a hurtadillas. Como: un dejo el agua y me voy. El silencio de la descarga solo ruidos del enganche, acoples y la bocina invisible del diesel.

Pero venían, nunca dejaron de venir. Diagramar trenes de agua era un acto solidario como una costumbre, diría: genética. A pesar de las preferencias lucrativas de otros cargamentos. Aquí el lucro era la vida. Capricho de ferroviarios. Nunca dejaron de venir, repito, como sea, pero el agua llegaba. Siempre. Solo que el vapor quedó cansado y vencido: desapareció el pitazo, la columna de vapor y la llegada anunciada. El cambio, luego la nostalgia por esos juegos infantiles. La locomotora de vapor, juguete enorme, aportaba su chorrito de vapor y el pitazo cómplice del maquinista sabedor del juego contribuía al estallido de la risa y el brincar de la alegría. Sencillo juego de esas sencillas vidas. El ferrocarril dejó de hacer esos esfuerzos de vapor. Otra tecnología acarreaba el agua.

Pero los ferroviarios no solo transportaron agua, sino que, cuando comenzó el acarreo vaporoso del agua, casi en forma simultánea, enviaron a otros a perforar las entrañas de la tierra. En cada Estación, según sea, al lado no más, según sea el agua, un tanque se elevaba, vigilante y húmedo. Abajo, una cisterna, según sea las cantidades de bebedores. En otra estación se repetían, y más allá también, tanque o cisterna, o los dos, según sea el Pueblo bebedor.

Tanques vigilantes y húmedos, era lo primero que se divisaba y anunciaba: aquí hay vida. Agua y vida. En ese mismo lugar abrevaban las locomotoras, coches de pasajeros, encomiendas, vagones cisternas para repartir más adelante donde la entraña de la tierra fuera seca.

El ferrocarril calmaba la sed. El ferrocarril transportaba agua y daba vida. Pobló el territorio de vida. Se metió en terrenos inimaginables. Donde no se pudo perforar el caparazón de la tierra construyó sobre ella gigantescas vasijas metálicas.

Tan importante era para el ferrocarril el agua, que dentro de sus estructuras contenía a otra: el Departamento de Servicio de Agua, era la Obra Sanitaria Ferroviaria.

….Había un Comité de Agua por línea, y desde esa sección se coordinaba todo lo que tenía que ver con el agua. El relevamiento de todas las napas, ríos subterráneos, salinidades del país, estaban ahí, en sesudos estudios.
La importancia del agua para el ferrocarril fue tan seria que cuando se efectuaba el cálculo del presupuesto, el agua tenía su columna en la inversión. ¿Lucro? ¡No! Se invertía para la vida, que joder. ¿Cómo lucro..? Proyectos, ampliaciones, conservación. El objetivo era surtir agua. Puedo decir con certeza que el ferrocarril regó al país.

Ahora, por estos tiempos digo y pregunto: ¿cómo contabilizo el verdor, el retroceso de las salinas y la contención del esmerilado de las arenas? Si han cerrado el camino de metal, el acarreo acuoso se detuvo, los pozos se secan o se pudre el agua en las cisternas y éstas, son devoradas por yuyales, que al secarse, transitan el camino de los vientos como representantes de la muerte seca.

El acarreo se detuvo, comenzó a desandar la sed el viejo camino perdido. Los pueblos se vacían, uno a uno. La despoblación, más la desertización, todo un proyecto de país seco y de muerte, la vida se ausenta. AGUA FERROVIARIA (I) (publicación:17/08/2004 Argenpress)

Todo lo descrito es pasado, pero existió. Pasado, que en la actualidad los lugareños bregan para que este pasado acuoso se convierta en presente. Presente seco y árido. Se lucha para revertir las consecuencias de las nefastas políticas del modelo neoliberal implementado por el sistema capitalista en varios frentes. Una, la mentira y el silencio descarnado de los políticos del sistema, de los seudos y no tanto intelectuales del progresismo, la otra, la fragmentación de los luchadores y sus organizaciones que no intentan cerrar filas porque prevalecen intereses mezquinos, llegando a ser funcionales a tanta perversidad del sistema.
Repta la sed, la aridez la acompaña, no viaja sola. La depredación y la tala indiscriminada de los bosques para sembrar soja es una de las causales. Los pueblos se cierran, huyen de la sed que se arrima sigilosa.

Ayer fue Castelli, - Chaco, punta de riel de un ramal clausurado, no rentable. Los habitantes del lugar no lo son, esa es la ley de la concepción privada de la vida. ¿Qué importa la vida si ella es improductiva? El mercado reguló, cerró los ferrocarriles con los habitantes de las poblaciones adentro, regló su existencia.

Hoy, la zona del departamento de Figueroa en Santiago del Estero. "La sequía afecta con mayor dureza a Figueroa. El Gobierno (de Santiago del Estero) duplicará la distribución del agua en el interior. La falta de lluvias hace sufrir a varias zonas de la provincia. No llueve. Y para colmo, la provincia de Salta no cumplió durante los últimos seis meses con la derivación del cupo de agua correspondiente a través del río Salado. Dicen las crónicas de Santiago del Estero.

Santiago del Estero tiene 135 mil kilómetros cuadrados Población: 806.000 personas, 71 municipios, cantidad de habitantes promedio por municipios 11.352, promedio de km2 por municipio 1901, 6 habitantes por kilómetro cuadrado.

La tarea no es fácil, porque en los últimos 20 años los gobiernos provinciales no invirtieron en equipamiento de la Dirección Provincial de Recursos Hídricos.

Muchos animales, según ilustró fotográficamente El Liberal, están muriendo de sed y varias familias santiagueñas están viviendo un drama difícil de solucionar ante la falta de agua.

Los "expertos" esperan que llueva recién en noviembre y, mientras tanto, el Gobierno de la Provincia atenderá las necesidades con camiones llenos de agua potable que llegarán hasta los lugares de mayor requerimiento.
A la falta de lluvias se le suma el poco ingreso de caudales por el río Salado.

La escasez de agua afecta con mayor dureza en Figueroa.
Consecuencias: A un kilómetro del brazo del río Dulce, en la zona conocida como Saladillo (departamento Salavina), un ternero murió empantanado en búsqueda de agua. (Santiago Herramientas - El Liberal)

Néstor Isac, presidente del organismo, detalló que la zona más afectada es, "sin lugar a dudas", el departamento Figueroa, donde un bañado está seco y el embalse del dique también tiene una situación similar.
Para explicar el estado de necesidad, apuntó: "Durante seis meses, lamentablemente, la provincia de Salta no cumplió con los cupos establecidos por convenios para derivar agua por el río Salado, llegó a cumplir hasta un 50%. Recién desde hace 13 días está cumpliendo con el cupo de 13 metros cúbicos. Pero este cupo de agua no llega al sistema Figueroa (sistema de canales de riego), porque por arriba del embalse y del dique Figueroa hay un bañado que tiene 24 kilómetros de largo por 15 de ancho y, durante estos meses el agua se evaporó y se secó. Hoy está vacío y no podemos notar el aporte de Salta porque hay que esperar que se llene para que luego el agua se empiece a volcar. No podemos estimar en qué tiempo podemos ver el agua en el sistema Figueroa".

De todas maneras, dijo que el gobernador, Gerardo Zamora, firmó un decreto por el cual autoriza a contratar 12 camiones por tres meses para el aprovisionamiento de agua potable. "De ellos, cuatro unidades estarán permanentemente en la estación hídrica de Figueroa, para hacer una distribución constante de lunes a lunes. Aquí triplicaremos la asistencia", afirmó el funcionario.

Isac indicó que el trabajo consistirá en llevar agua de los canales para los animales "que se están muriendo de sed" y agua potable para los pobladores de la zona.
Patético, lo de don Isac, y las medidas a tomar del gobierno santiagueño, como el chaqueño, son astilla del mismo palo, la sed no espera, acarrea la muerte.

La sequía avanza con la sed a cuesta. Ya está en los poblados cercanos a la ciudad de Añatuya, en el departamento Taboada, donde se prevén algunos problemas. Afirmó que Recursos Hídricos sólo envía un camión tanque porque Aguas de Santiago se está anticipando a los problemas, ya que puede faltar el agua y ante ello se restringe la carga. Antes, iba un tren aguatero, a estos funcionarios le limaron la sensibilidad, ni siquiera como nostalgia nombran al tren. Estamos jodidos…

Todo es silencio en los nuevos gobernantes, nadie menciona la necesidad de los trenes aguateros, ni el de habilitación de las cisternas y tanques clausurados, que regaron y abastecieron la zona de agua en forma sistemática y permanente. Todos esos dirigentes han sido cómplices culposos, no sólo los Juárez, ni el Grupo Ick, que tiene acciones en Aguas de Santiago.

Los planes oficiales son aumentar la cantidad de litros de agua entregados. "Con 25 camiones estamos distribuyendo aproximadamente unos 13 millones de litros de agua por mes -sostuvo Isac-, con el aporte de los 12 camiones estimamos que podemos rondar los 20 millones de litros por mes. Podríamos cubrir una deficiencia de 50 millones de litros, pero no lo podemos hacer todavía. Esto sería un paliativo, lo ideal sería que las poblaciones en donde se distribuye el agua puedan tener una planta potabilizadora, pero para eso se necesita tiempo para confeccionar los proyectos y ejecutarlos, que pueden ir de los 8 meses hasta el año y medio". Patético.

Al reflexionar sobre la escasez de agua, el funcionario expresó: "Lamentablemente, los funcionarios no somos magos, no podemos hacer que llueva en la provincia. Hay lugares que hace nueve meses que no llueve, en otros, seis o siete. Hemos tenido dos lluvias escasas que, por ejemplo, en la zona de Los Telares sumaron 180 milímetros, pero no significa una gran solución".

Una vez más se olvidó del pasado acuoso y sin sed. La culpa la tiene el tiempo. No nosotros. Las destrucción de bosques y montes para favorecer la soja, más la ausencia del ferrocarril han generado un Katrina abrasador, no es casual el ocultamiento, prima la cobardía de los intereses particulares que el de la sociedad, por eso se oculta la verdad.

El gobierno nacional mutis por el foro, para la Secretaria de Derechos Humanos debe ser un asunto que no le compete, no hay muertes, la gente y los animales se secan y quedan tiesos, no es de nuestra incumbencia y competencia, total, pronto serán "polvo enamorado" (dijera el poeta Quevedo) donde el viento seco los esparcirá generosamente y los hará libres.

Hoy es noticia, apareció el primer caso de cólera en el Chaco, que tratan de minimizar tanto la prensa del Chaco como los médicos que atienden al paciente. Las diarreas y la disentería se han hecho presentes en los niños y adultos.

Pero desde los palcos electorales solo hay hipocresías, donde se proclama que vamos saliendo del infierno y vamos rumbo al purgatorio. Nadie habla de la sed, de los trenes aguateros, de los estanques contaminados por la ausencia del tratamiento de cloronización, de la deforestación, de la expropiación compulsiva de las tierras de nuestras comunidades aborígenes y campesinas, de las diarreas, de las escuelas ranchos…y así.

Tolstoi decía: Pinta tu Aldea y pintarás el mundo. Acá, podemos parafrasear diciendo. Pintemos, Castelli, Taboada, Añatuya, Figueroa o Quimilí y pintaremos la desolación de nuestro país federal.

Hoy, la preocupación de las autoridades nacionales, provinciales y municipales son las tendencias electorales, están poseídos de una sensibilidad numérica y porcentual especial, no les interesan las vidas de nuestros habitantes de las zonas desérticas, generadas por las manos del hombre; no les interesan los vivos, solamente como carne de urna, además, tienen en cuenta que los muertos no votan, aunque sigan figurando en el padrón electoral y que, seguramente, alguna picardía política los regresará a la vida tan solo por un ratito.

Esta es una de las tantas notas que vamos a elaborar denunciando este genocidio silencioso. La vida viene del agua… necesitamos el agua para vivir.


* Juan Carlos Cena es miembro fundador del Mo.Na.Re.FA – Movimiento Nacional por la Recuperación de los Ferrocarriles Argentinos.

* Autor de EL FERROCIDIO, entre otros. Investigador y experto en transporte y Ferrocarriles.

* ExSecretario General del Personal Técnico de Dirección de Ferrocarriles Argentinos - Organismo Central (1984-1989)

** Por Juan Carlos Cena especial para Villa Crespo Digital - 16 de octubre del 2005.

2018: Año Internacional de la Biología Matemática

2018 el tercer Año Internacional de los Arrecifes

stylish fancy counters
CONTADOR LATITUD PERIODICO

contador

BICENTENARIO DE LA INDEPENDENCIA NACIONAL